Aliviar los terrores nocturnos en los niños

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Aliviar los terrores nocturnos en los niños puede parecer una de las tareas más complicadas cuando nuestro hijo se sienta mal o esté irritado.

La educación del sueño comienza desde muy pequeño por ello, a veces es muy estresante ver cómo el bebé no se encuentra bien y lo está pasando regular a la hora de irse a la cama. Dormir es una necesidad, como bien comentan en mevoyadormir.com que para muchos se ha convertido en un privilegio y esto es lo que tenemos que evitar por todos los medios. Esto es sobre todo muy importante para los niños, pues se encuentran en etapa de desarrollo y necesitan más horas de sueño que los adultos.

Terrores nocturnos en los niños

En esta publicación queremos hablar un poco más de cerca sobre los terrores nocturnos en los niños y cómo les afectan estos en su desarrollo, ya que a la larga, si no se tratan, pueden buscarle problemas mayores que no tienen por qué estar y que sin duda, podrían provocar mucha inestabilidad en el pequeño conforme vaya creciendo.

El-miedo-a-la-hora-de-dormir

¿Qué son exactamente los terrores nocturnos en los niños?

Antes de hablar en la forma en que podemos aliviar los terrores nocturnos en los niños, tendremos que hacer un examen sobre qué son exactamente estos y de qué manera pueden afectar a los pequeños que lo sufren en un momento determinado.

En primer lugar debemos advertir de que estos terrores no son peligrosos pero sí que es cierto que es bueno cogerlos a tiempo con la idea de que el niño no vaya mucho más allá con ellos.

Para definir estos terrores debemos de atender a un punto bastante importante que es el hecho de que ocurren a la hora del sueño es decir, en el momento en que el niño se va a dormir y consigue quedarse dormido además de que, tiene un sueño que lo sumerge en el pánico pero que después, una vez que se ha despertado a la mañana siguiente, es incapaz de recordar.

Terrores-nocturnos-en-niños

El papel de los padres en este punto es fundamental puesto que estamos hablando de un niño que ha sentido un fuerte episodio de pánico pero que, aunque ha estado gritando y se ha sentido con mucha angustia, lo cierto es que no puede poner en pie ninguna de las imágenes del sueño y tampoco se acuerda como para saber qué es lo que estaba ocurriendo.

Dicho esto, aliviar los terrores nocturnos se puede convertir en una de las tareas más complicadas del desarrollo de nuestro hijo pero en cambio, es algo que tenemos que pasar y que hay que llevar de la mejor manera posible. ¿Te animas a conocer más sobre aquello con lo que sueña tu pequeño?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×